Blog

Salvaguardando la Historia

Por Angelo Verzoni

Museo de Brasil

Luego del catastrófico incendio que destruyó el museo nacional de brasil, oficiales de seguridad y expertos en preservación en todo el mundo  se enfocan en la protección de edificios históricos. Por Angelo Verzoni

Para José Urutau Guajajara, las llamas se sintieron como un asesinato.

Él se refería al masivo incendio que azotó al Museo Nacional de Brasil en Río de Janeiro el 2 de septiembre de 2018. Millones de piezas culturales quedaron destruidas por el fuego, incluyendo miles de reliquias de las tribus indígenas brasileras.

Guajajara, miembro de una de esas tribus, vinculó la pérdida con un «nuevo genocidio, como si hubieran vuelto a masacrar a todas estas comunidades indígenas, porque allí era donde residía nuestra memoria», le dijo a The New York Times.

El día del incendio, en una publicación por twitter, el presidente de Brasil, Michel Temer, consideró que las pérdidas fueron «incalculables». «Es un día triste para todos los brasileros», escribió Temer.

Según expertos del museo, funcionarios de seguridad contra incendios y políticos que fueron entrevistados después del incidente, fue una pérdida que podría haberse evitado con la debida atención y recursos adicionales para el museo, los que podrían haber sentado las bases para realizar actualizaciones cruciales en pos de la seguridad contra incendios. El edificio de 200 años de antigüedad, un antiguo palacio de la familia real portuguesa, no contaba con rociadores de incendio ni con puertas cortafuego. Los hidrantes de incendio cercanos al museo no pudieron proporcionar el suministro adecuado de agua para que los bomberos pudieran combatir las llamas.
Source: https://www.nfpajla.org/columnas/noticias/1393-salvaguardando-la-historia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *